Evaluación a medida

La evaluación es una de las tareas más complicadas que el docente debe llevar a cabo. La evaluación de los aprendizajes debemos entenderla como una herramienta de aprendizaje, en la que todos los estudiantes aprendan, en la que el evaluador sea capaz de detectar las singularidades de su alumnado, tanto colectivamente como individualmente, que observe las capacidades, las experiencias, los ritmos, los intereses, los estilos de aprendizaje, etc.; en definitiva, evaluar a cada uno de los estudiantes de manera individual.

A través de la evaluación, se puede denotar si se está llevando un educación inclusiva o no. En el proceso de enseñanza-aprendizaje, los docentes tenemos que procurar una práctica de evaluación que respete y valore las diferencias de cada alumno y alumna.

Una evaluación basada en pruebas únicas, en exámenes, tan solo promueve una evaluación homogénea y difícilmente podremos observar una educación inclusiva del alumnado porque no se atiende a la diversidad del mismo. Parafraseando a César Coll y Onrubia: “Una escuela inclusiva solo podrá serlo si se pone en práctica una evaluación inclusiva, una evaluación al servicio del ajuste de la ayuda educativa a todos y cada uno de sus alumnos”. (1).

En este sentido, considero que es oportuno que utilicemos diferentes instrumentos que permitan realizar una evaluación del alumnado para conocer el proceso que está llevando a cabo el alumnado y que este pueda reflexionar, detectar los desajustes y poder construir su propio conocimiento.

En la actualidad, en muchos centros educativos, aún se lleva a cabo una evaluación para todos pidiendo al alumnado que se suban al mismo árbol, sin tener en cuenta las posibles limitaciones que cada alumno tenga para poder realizar la propuesta, que es injusta, segregada y discriminatoria.

Los docentes actuales contamos con un medio que nos facilita realizar una evaluación más inclusiva, contamos con muchas aplicaciones digitales que se acomodan a diferentes estilos de aprendizaje. A continuación, voy a nombrar algunas de estas herramientas digitales que facilitan la evaluación inclusiva.

Plickers es una herramienta gratuita para Android y iPhone/iPad que permite realizar tests y preguntas a los estudiantes por parte de un docente de una manera muy sencilla, dinámica y atractiva y obtener en tiempo real las respuestas, viendo quién ha contestado bien y quién no, y convierte el aprendizaje en un juego.

https://www.teq.com/news/formative-assessments-with-plickers/

Para responder a estas preguntas planteadas, normalmente de temas relacionados con los vistos en clase, los estudiantes tienen que usar una tarjeta (que no es más que un papel) asociada a cada uno que contiene un código especial generado por el propio programa. Según la contestación que quieran dar (A, B, C o D) deben girarlo de una manera u otra y cada uno de forma diferente a los demás.

Kahoot!  es una plataforma gratuita que permite la creación de cuestionarios de evaluación (disponible en app o versión web). Es una herramienta por la que el profesor crea concursos en el aula para aprender o reforzar el aprendizaje y donde las alumnas y alumnos son los concursantes. Estos eligen su alias o nombre de usuario y contestan a una serie de preguntas por medio de un dispositivo móvil. Existen 2 modos de juego: en grupo o individual. Las partidas de preguntas, una vez creadas, son accesibles por todos los usuarios de manera que pueden ser reutilizadas e incluso modificadas para garantizar el aprendizaje. Se puede modificar el tiempo de cuenta atrás, las posibles respuestas y se pueden añadir fotos o vídeos. Finalmente gana quien obtiene más puntuación.

Edpuzzle es una aplicación web gratuita y adecuada a fines educativos dado que permite, con un modo simple e intuitivo, crear cuestionarios de evaluación del visionado o intercalar notas de audio (ambas alternativas pausan el video hasta que se se respondan las preguntas planteadas o se complete la explicación) como producir un “doblaje” completo del video.
Se adapta a modalidades diversas, sean las denominadas metodologías de aula invertida (Flipped Classroom en inglés) u otras, innovadoras o convencionales en que se apele a los videos como material de estudio o respaldo al tratamiento de contenidos.
Se pueden seleccionar videos desde diversas plataformas, editarlos y seleccionar el fragmento necesario.
El resultado de la edición puede asignarse a distintos grupos de estudiantes y guardarse para futuras visualizaciones.
En cada video se pueden intercalar preguntas para comprobar el nivel de comprensión, de conformidad o discomformidad con lo expuesto, el tipo de consenso o críticas e incluso la posibilidad de inferir información del tramo presentado.
De las respuestas de los estudiantes, sus docentes pueden revisar las estadísticas proporcionadas por la plataforma y considerarlas para evaluar el aprendizaje o al menos el visionado realizado.

(1) Coll, C. & Onrubia, J. (2002). Evaluar en una escuela para todos. Cuadernos de pedagogía, (318), 50-54.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Crea tu sitio web con WordPress.com
Empieza ahora
A %d blogueros les gusta esto: